ACTUALIDAD JURÍDICA

Keen Ferrer Quispe Mamani*
Estudiante de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

¿Entonces así es como se siente vivir un momento histórico? La verdad esperaba que se sintiera distinto, es decir, de niño imaginaba que el futuro sería más bonito, más divertido al menos. Esto no es divertido, ni mucho menos es bonito.
Debo confesar que cuando terminé de asimilar lo sucedido traté de hacer que mi mente no pensara en el asunto, sabía que me dolería, que no me sentaría bien. En mí se combinaron recuerdos, pensamientos vagos, absurdos y perplejidades. Mi mente pensó en los insultos más creativos. No quise pensar porque ¿para qué pensar si todos ya sabíamos que sucedería? Pese a ello, la noticia fue como un cuchillazo en la nuca. Sin embargo, aquí me ves, pensando.

En el momento en el que supe lo de Castillo y lo del cierre del Congreso vino otra vez a mí la pregunta kantiana: ¿Qué hacer? Mi parte razonable pensó en informarme e informar a los otros con fuentes confiables, siendo un actor beneficioso para el sistema democrático. Mi yo más infantil y conservador me dijo que hiciera chistes racistas acerca de mi expresidente y los politiqueros de aquí; sin embargo, no tenía la estabilidad mental suficiente como para burlarme de la situación política de mi país. Mi yo más hastiado del mundo pensó en usar como justificación todo este chongo para no hacer su tarea y ponerse a jugar videojuegos el resto del día. ¿Adivinen quién ganó?

Escribo otro estúpido análisis de la realidad dado que al igual que este ya se han escrito, se escriben y se escribirán muchos otros más. No me gusta sobre pensar la realidad porque justamente está muy pensada. Todos sabemos lo que está mal, sabemos sus causas, sus consecuencias, miles de libros se han redactado por miles de filósofos, politólogos e intelectuales, miles de ideas, miles de explicaciones, ¿y aún así seguimos como seguimos?

Incluso sentencio que el hecho de pensar tanto al respecto de mi país ha sido más perjudicial que beneficioso para mí. Me he planteado más preguntas que Sócrates, he llegado a sentir más que Jesús. Sentir tanto como siento me ha llevado a pensar tanto como pienso. El problema me parece es que somos muy sensibles y la realidad emite demasiadas sensaciones. Quiero decir, uno ve la política de su país y simplemente dice agg: Fujimori; Keiko; Toledo; Forsyth; López Aliaga; Keiko por segunda vez; Alan García—ese al menos hablaba bonito—, Keiko de nuevo —¿otra vez? Admiro tu persistencia; pero… — ¿al último de la lista no hace falta nombrarlo o sí? Tantas emociones en tan pocos nombres, y ojalá solo mancharan sus nombres. Es por esto que para uno no es sano analizar la política de su país, sencillamente son demasiadas cosas para una sola persona.

Dios, es aquí donde te pregunto: ¿Por qué decidiste que naciera en este siglo? ¿Por qué no mejor dejarme en el XIX en la guerra con Chile? ¿Por qué no en el XVIII en la rebelión de Túpac Amaru? ¿Por qué no en el XXII para ver qué es lo que hicimos con nuestra ciencia y tecnología? ¿Por qué me haces ver estas cosas? Aún más importante ¿qué culpa tengo yo? ¿Qué culpa tienen los peruanos?

Sin duda las cosas están mal desde mucho antes de mi nacimiento. Se sigue hablando de inestabilidad, de inflación, de crisis. Yo me pregunto: ¿Sueñan los peruanos con por fin tener un presidente que dure los 5 años?

Pero, al fin y al cabo, fuese lo que fuese, ¿qué podría hacer yo? Ni he terminado mi carrera ni me sé la diferencia entre naranja y anaranjado. Solo soy un estudiante. Así y todo, me duele mucho, es horrible. Yo no quiero ver que la historia se repita, mucho menos quiero experimentar esa vivencia dos veces. Me quedo con mi angustia. ¿Volveré a no hacer nada frente a otro hecho histórico?

A la gente que pudo hacer algo por el mundo y no lo hizo les digo: “Gracias por tan poco y perdón por poner la vaya tan alto”.

Inkarri taytay, ¿dónde estás?

Autor

  • Keen Ferrer Quispe Mamani

    Miembro Ordinario de AMACHAQ Escuela Jurídica. Subcoordinador del Área de Derecho Constitucional de AMACHAQ Escuela Jurídica. Estudiante de Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. "Keen" en Inglés significa "entusiasta", mientras que "Quispe" en Quechua "brillante", y por último "mamani" significa halcón en Aymara. Teniendo así a un: "Entusiasta halcón brillante". Wikimedista, voluntario en OpenStreetMap y fundador de Llamitas Mapeadoras YouthMappers. Conocimiento libre para una sociedad libre.

La problemática de la trata de personas, o también conocido como “trata de blancas”, lesiona derechos inherentes a la persona como su integridad, libertad y, sobre todo, la dignidad de las personas que se convierten en víctimas. Asimismo, por la lesividad de la trata de personas se vulneran de los más importantes derecho humanos, de esta forma existen tratados que vinculan a sus Estados partes a cumplir con determinados preceptos y medidas para la lucha contra la trata de personas y el más importante es el Protocolo de Palermo o Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Dentro del trabajo de investigación el autor analiza la regulación del delito de parricidio en el código penal, la evolución legislativa que ha tenido a lo largo de los años, un análisis comparativo a la regulación del parricidio en otros países como chile, Argentina y España y, finalmente, establecimiento ciertas directrices para mejorar una interpretación de este ilícito.      
El presente artículo pretendió dar a conocer un análisis de la promulgación de la Ley N°. 31945 sobre la prohibición del matrimonio infantil. Se ha visto que la unión y convivencia de niñas y adolescentes en una vida conyugal ha sido una práctica normalizada y amparada hasta hace poco por el Código Civil, especialmente por los artículos 42 y 241.
El derecho de culto o conocido, en nuestro país, como derecho a la libertad de religión está regulada en la Constitución Política del Perú, artículo 3, como aquel derecho fundamental, donde la persona tiene la libertad de hacer culto, pero sin alterar el orden público ni ofender a otros. Sin embargo, ¿A dónde llega esta libertad?

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *